(Spanish only)
El spot televisivo de las pasadas Navidades, protagonizado por viejas glorias del panorama artístico español: Chus Lampreave, Chiquito de la Calzada, hermanas Hurtado…, aplaudido por algunos y denostado por muchos. Me quedé de piedra cuando lo ví, y por suerte lo ví pocas veces.
En él se decía que, tal y como está el patio, dan ganas de borrarse y hacerse extranjero.

Entonces comienzan a aparecer los estereotipos de país de pandereta. Porque si te haces extranjero ¿qué pasa entonces con la costumbre de trasnochar, de abrazarse, de estar siempre en la calle? Hasta aquí, bien. Que otros europeos no trasnochan y no son efusivos ya lo sabemos.
Lo que viene después es, para mí, desconcertante. “¿Y lo de invitar aunque no tengas un duro? ¿Y cocinar para tres y que coman quince?” A este respecto me viene la duda: ¿qué clase de españoles maleducados invitan aunque no tengan un duro? Porque yo por lo menos en todos mis años de vida en España jamás lo he visto!!
Y eso de que en Alemania no hay cómicos no es verdad. El mensaje que se da es que los españoles somos mejores que nadie porque hablamos a gritos, nos tocamos todo el tiempo, estamos de bares hasta las tantas y enlazamos la noche con el día. ¡Somos el bar de Europa!
El anuncio termina con un eslogan a base de juego de palabras “Puedes irte pero no hacerte”, o sea, “Puedes irte (al extranjero), pero no hacerte (extranjero). Algo con lo que no estoy de acuerdo. Lo curioso es que este anuncio ha sido dirigido por Iciar Bollaín, la cual, a propósito, vive en Londres.

Mi eslogan es “Si no te integras, te desintegras”. En este tema estoy trabajando todos los días, porque si no haces todo lo posible por entrar en simbiosis con el ambiente, te acabas “desintegrando”. Lo siento, pero si estás en el extranjero tienes que hacerte extranjero, porque “ir pa ná, es tontería”.
Hay que repetirse a uno mismo continuamente “Esto no es España”. Es típico de españoles llorar por los rincones pensando en la marcha y el tapeo que por ahí no tienen. La impresión es que sólo están en un sitio de cuerpo, de espíritu no se han movido de su casa.
Es normal que tu país te parezca el más bonito del mundo y es algo que se aprecia más visto desde fuera.
Contaba una amiga que donde ella trabajaba había un chico de Calcuta y decía que para él su ciudad era el paraíso. A mí Calcuta siempre se me ha representado como un lugar superpoblado y lleno de pobreza. Esto significa que un país no es mejor que otro, si no es por cuestión de actitud y de punto de vista.
Bueno, si el paraíso terrestre existiera, estaríamos todos allí ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.