(Spanish only)
1.- Preguntar “¿Y tu madre por qué te llama tanto?”. En Italia no hay nada que dé más orgullo y terror a la vez que la mamma. La mamma es una superwoman, un ente superior que todo lo sabe y todo lo puede. No importa la edad que tenga el italiano, siempre estará bajo la sombra de la mamma. Lo que dice o hace la mamma no se discute, ella sabe qué es lo mejor, simplemente porque es la mamma. Una madre italiana promedio llama todos los días y a veces más de una vez al día. Así que si ud. quiere caer bien NO critique la mamma y su costumbre de regalar comida. Nótese que no se usa decir “madre o mamà”, se llama simplemente mamma, porque la mamma italiana es de todos, es mamma universal, te incluye a ti también.

2.- Después de la mamma y la pasta, otra cosa casi ofensiva que no se debe criticar es el café y decir “Ah no, a mi me gusta más el café Americano (largo, en taza grande), el italiano es muy fuerte”. No será considerado persona humana por gustarle algo tan horrendo (a los ojos de los italianos) como el café aguado e insípido estilo americano. Si ud. no quiere pasar vergüenza y que todos en la cafetería lo miren como bicho raro, pida un Macchiato (pronunciado Makiato), que es un expresso (no apto para hipertensos) con un poco de leche.
Los italianos suelen tomar café en cuestion de segundos, en la barra y de un solo sorbo. Yo no podría, necesito esperar a que esté templado y tomarlo en varios sorbos, ¡muchas veces tengo que agarrar la taza para que no me la retiren! Pida un cappuccino sólo si es por la mañana temprano y a la hora del desayuno, a otras horas puede quedar mal (hay quienes dicen que tomar cappuccino después del mediodía es de turistas, pero yo lo hago a menudo y no me importa). Los bares estàn especializados sobre todo en cafés de decenas de variedades diferentes, mucho menos en vinos, cervezas y licores y nunca ponen tapa con la bebida, algo que echo siempre de menos.
Cuando se dice “ir al bar” es para tomar café. Con mis alumnos he introducido una nueva variedad: el café a la Española. Muy simple. Es un café que dura una hora. Se trata de reunirse en torno a una mesa y hablar mientras se toma un café. En realidad el café es la excusa para reunirse. Personalmente, coincido con los italianos: el aguachirle no va conmigo. Experiencia traumática bebiendo café inglés que es aún peor que el americano.

3.- Siguiendo con el tema alimentario, NO diga Jamás “En Italia se come sólo pasta y pizza”. La cocina es un punto doloroso de la cultura italiana si no se conoce bien. Con esta frase se demuestra una completa y absoluta ignorancia en campo culinario, igual que pensar que en España solamente existe la paella. En Italia no se come sólo pasta y pizza, es verdad que hay pasta de diversas formas y con diversos condimentos dependiendo si es larga o corta, pizzas que varían de región a región, pero también carnes, pescados, verduras, cereales, quesos, dulces. La pasta la comemos, si acaso, una vez a la semana, y la pizza una vez al mes, la misma frecuencia con la que los españoles comen paella. Al poco de llegar noté que ni en pizzerías ni en supermercados tienen piazza hawaiana, que me encanta y me parece deliciosa. Cuando dije que lleva piña, jamón, etc se escandalizaron porque a las pizzas JAMÁS se les ponen frutas. En fin…

No pierda tiempo y energías tratando de convencerles de que en España hacen un óptimo Jamón Serrano, que el vino de Rioja, las naranjas de Valencia y el Queso manchego son excelentes o, peor aún, ¡que todo en su país sabe mejor!. Siempre tienen en la boca un “ya, pero en Italia…” Su lema es “Italians do it better” y de ahí nadie los saca.

4.- Nunca diga que “Los italianos son todos mafiosos”. Este es un tema delicado, porque se trata de una acusación. Es como decir que los españoles son todos etarras, cosa que por supuesto no es verdad. Y cuanto más al sur se esté, más peligrosa se vuelve esta afirmación. Saben que hay mafia pero nadie quiere hablar del tema. Lo cierto es que la corrupción y los ajustes de cuentas no son exclusivos de este país, sucede en Rusia, China, Japón, México… y por supuesto, España.

5.- Una cosa que puede parecer curiosa al español recién llegado a Italia es la constante casi obsesiva manía de querer saber el tiempo que hace en tu país o ciudad natal. No diga nunca que no lo sabe. Por cortesía se responde, claro, pero muchas veces tirando a adivinar, pues uno puede saber lo mismo que cualquier otra persona viendo las noticias del tiempo. Si estoy siempre aqui, ¿còmo voy a saber el tiempo que hace en otro país? Aparte que hablar del tiempo siempre lo he considerado un argumento banal, más propio de ingleses.

6.- Este es un error menos importante, por algo es el último, no diga que no ha leído la Divina Comedia ni sabe quién es Dante. La Divina Comedia es para los italianos lo que el Quijote para los españoles. Todo el mundo lo conoce y sabe de qué va, aunque muy pocos realmente lo han leido. Yo lo sabía porque estudié Letras en su día, latin y griego clásico, algo que me hace ganar puntos para congraciarme con las personas en un ambiente medianamente culto, pero también soy consciente de que hoy en día no se puede hacer negocios hablando una lengua muerta.

En definitiva, es otra manera de pensar y no hay nada mejor que conocer otras culturas y respetarlas aunque a nosotros nos parezcan raras. Todo en Italia tiene su razón de ser, es cuestión de conocerlo, comprenderlo y aceptarlo sin màs. Hay que entender que hasta entre las diferentes regiones de Italia se critican y compiten culinariamente, y qué decir de sus dialectos!
En pueblos de no más de 10 km de distancia ya hablan un dialecto diferente y preparan su “pizza” y su pasta de manera diferente y la de uno es mejor que la otra. Y todo esto viene de de siglos atrás, cuando cada pueblo tenía su propio rey…y estaba en guerra con el de al lado! Italia es un país nuevo que lleva existiendo 150 años, que ha agrupado no menos de 7 estados pequeños, pero cada uno con historia centenaria, sus comidas,sus culturas, sus lenguas y dialectos. Han tenido que aprender un nuevo idioma y esto lo han conseguido bastante recientemente gracias a la television, que consideran “la mayor escuela de Italia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.