Un poco de historia sobre la “pasta di Gragnano“

Gragnano está situado a los pies del monte Lattari, y ese uno de los secretos de esta increíble pasta. En Gragnano existe un microclima donde el trigo tiene la combinación de viento, humedad y sol. 

Para hacer pasta se necesitan dos ingredientes, el trigo y el agua. La pasta de Gragnano también se debe preparar con el agua pobre en calcio de Monti Lattari. 

Por este motivo en el Siglo XVIII un rey de Nápoles decidió que este lugar era uno de los dos lugares de Italia donde se podía cultivar trigo para el resto de la población, el otro lugar fue como no Napoles.

Protección del método de elaboración 

En el año 2013 la Unión Europea declaró la pasta de Gragnano como indicación geográfica protegida “IGP”, esto hace que el proceso sea cuidadosamente controlado, con un estricto control de calidad. Además a día de hoy la “pasta di Gragnano” todavía se produce en territorios donde el rey de entonces dio permiso para producirse hace más o menos 2 siglos, ¿increíble verdad?

La ubicación de la elaboración de la “pasta di Gragnano“

Los secretos todavía no acaban aquí, cuando ya se ha producido el grano, cuando ya se ha hecho la pasta tal y como dice la tradición esta se tendrá que extruir de una manera muy determinada, utilizando formas de bronce y cuando esta forma está hecha se tendrá que dejar secar a baja temperatura con el aire de la montaña de Monti Lattari.

Todo este proceso que ha llegado hasta nuestros días después de 2 siglos de tradición. Y que ha sido protegido por la unión europea, crea una de las pastas más sabrosas del mundo

El viaje alrededor de Gragnano

A estas alturas seguramente ya estarás pensando en comer pasta de Gragnano, pero lo que yo te recomiendo es que te la comas en su lugar de origen. 

Gragnano está entre Monti Lattari y la costa amalfitana. Justamente por eso es un lugar turístico muy conocido entre los italianos pero no entre extranjero, ya que la costa amalfitana se encuentra a 2 horas y media en transporte público desde el aeropuerto de Nápoles y a 3 horas del aeropuerto de Salerno. Si no eres de la zona es complicado llegar en resumidas cuentas.

Pero si has decidido hacer el esfuerzo de llegar encontrarás un sitio idílico. El “valle dei mulini” es un antiguo camino de mulas justamente en el centro histórico y podrás admirar las casas típicas medievales  y antiguos molinos de grano para hacer el trigo y la pasta.

Ahora que ya estas en Gragnano estas es un sitio ideal para visitar toda la campaña, a pocos kilómetros de distancia encontrarás la costa amalfitana, unos de los destinos turísticos más populares, con un paseo precioso en el que podrás disfrutar una puesta de sol romántica.

Apenas a una hora de coche o 2 y media de tren, si te diriges al norte encontrarás las excavaciones de Pompeya y cerca podrás encontrar la ciudad de Herculano. Yo recomiendo ir en tren a disfrutar del viaje y dedicarle 2 días haciendo noche en Pompeya.

Buon viaggio – ¡e buon appetito!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *