En sintonía con el tema anterior, sigo hablando de impuestos que me suenan « raritos ». No sé, igual en España también los hay y no me he enterado…

Según un informe titulado « Las 100 trampas para empresas y familias » en Italia existen una multitud de tasas que pagar de las que no se salva nadie, ni siquiera quien tiene mayores dificultades, como los estudiantes y los extranjeros. El informe recoge impuestos de todo tipo, desde los más curiosos a los más insoportables. Algunos ejemplos :

-Tasa de los escalones. La deben pagan todos los propietarios de casas que tengan los escalones de entrada apoyados en la acera ocupando parte de ella.

-Impuestos por la sombra. Si el toldo de una tienda o un bar sobresale demasiado de modo que impida caminar por una parte de la acera, el propietario del local tiene que pagar el llamado impuesto por ocupación de suelo público.

-Tasa sobre las setas y los peces. Para poder ir al monte a coger setas o pescar en el río hay que tener un permiso del ayuntamiento, que se obtiene previo pago de la correspondiente tasa.

-La « electroiluminación votiva ». Es decir, las lamparillas que encendemos en la iglesia por nuestros muertos. Antes eran de cera, ahora son eléctricas, basta con introducir la monedita por la ranura. Mucha gente no sabe que están sujetas a impuestos indirectos. Tratándose de una bombillita de baja tensión, el coste efectivo de la iluminación de cada lamparilla y su posible sustitución es inferior a un euro al año, pero la sociedad que lo gestiona ingresa 15 euros al año por lamparilla. ¿Cómo es posible ? Y a esto hay que añadirle el IVA, como a todo.

-Tasa del estudiante. Los estudiantes universitarios tienen que pagar un impuesto regional por el derecho al estudio universitario.

-Los minusválidos que viajen en avión tienen que pagar una sobretasa por el transporte aéreo de la silla de ruedas.

IT
In linea con l’argomento precedente, parlo ancora delle imposte strane a mio avviso. Non so, forse ci sono anche in Spagna e non ne sono a conoscenza…

Secondo il rapporto intitolato “Le 100 trappole per imprese e famiglie» in Italia esistono una moltitudine di tasse da pagare che non risparmiano nessuno, nemmeno chi è più in difficoltà come studenti e stranieri. Il rapporto raccoglie imposte di tutti i tipi, dai più curiosi a quelli più insopportabili.
Alcuni esempi:

-Tassa sui gradini: la devono pagare tutti coloro che sono proprietari di case che hanno i gradini d’ingresso su una strada pubblica.

-Tassa sull’ombra: se la sporgenza di una tenda di un locale invade il suolo pubblico, bisogna pagare l’imposta per l’occupazione di suolo pubblico.

-Tassa sui funghi e i pesci. Per poter andare a raccogliere funghi o a pesca occorre un permesso del Comune, previo pagamento del corrispettivo.

-La “elettroilluminazione votiva”. Cioè, i lumini in chiesa. Prima erano di cera, adesso sono elettrici, basta inserire la monetina nella fessura. In molti non sanno che sono soggetti a imposta. Essendo una lampadina a bassa tensione, il costo effettivo dell’illuminazione di ogni lumino e la sua eventuale sostituzione è inferiore a un euro all’anno, ma la società che lo gestisce incassa 15 euro all’anno per lumino. Come è possibile? Inoltre, bisogna aggiungere l’IVA in bolletta.

-Tassa dello studente. Gli studenti universitari devono pagare un’imposta regionale per il diritto allo studio universitario.

-I disabili che viaggiano in aereo vedono tassato il trasporto aereo delle sedie a rotelle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.